¿Dudas?
(55) 8616 9816 y (55) 7631 3306
Mi Cuenta
0

¿Se puede mejorar la Condición de las Articulaciones en la Tercera Edad?

Las articulaciones y su deterioro

Las articulaciones se encuentran en los puntos de unión entre los huesos y su principal función es la de dar movilidad y elasticidad a diferentes partes de nuestro cuerpo de forma constante.

Con el paso de los años dichas articulaciones se vuelven más rígidas y menos flexibles y existen varias razones que promueven este desgaste como:

  • Forzar las articulaciones de forma reiterada: práctica deportiva intensa.
  • Traumatismos, lesiones o accidentes.
  • Obesidad

En la Degeneración natural, se presenta la pérdida del líquido sinovial el cual reduce la fricción y desgaste entre los cartílagos u otros tejidos de las articulaciones y a su vez existe el riesgo de la calcificación de estas últimas.

Recomendaciones para mejorar la condición de las articulaciones

Una vez que se tienen síntomas de dolor y rigidez al flexionar las rodillas o al realizar diferentes movimientos, codos, hombros, dedos de la mano o del pie, comienza un progresivo desarrollo de desgaste y de malestares que puedes intentar frenar a través de las siguientes recomendaciones:

    • Consultar con un fisioterapeuta o medico reumatólogo: para que realice un diagnóstico, te aconseje cuáles son los ejercicios más recomendables o te medique en caso de ser necesario.
    • Realizar ejercicio: por lo regular se sugiere hacer ejercicios de estiramiento, de fortalecimiento y posturales; sin sobrecargar la articulación.
    • Moderación del ritmo de la actividad diaria: Moderar el ritmo de vida permite ahorrar energía alternando entre períodos de actividad y períodos de reposo. Además, servirá para reducir la fatiga y proteger las articulaciones de la tensión que producen las actividades repetitivas.
    • El empleo de dispositivos de ayuda o para caminar: puede servir para evitar la tensión en determinadas articulaciones. Su médico puede sugerirle usar un bastón, muletas o un caminador para reducir la tensión en cadera y rodillas.
    • Técnicas de cuidado personal: Controlar adecuadamente su artritis implica comprender su enfermedad y saber qué esperar. Esto, además, significa planificar sus actividades para momentos o días más apropiados y aprender a colaborar en equipo con su médico.
    • Mantener un peso saludable: de lo contrario, el exceso de peso puede provocar dolor por el esfuerzo extra que tienen que realizar los ligamentos, tendones y articulaciones para cumplir su función.

  • Alimentación: El jengibre, la cúrcuma, el aceite de oliva, frutos secos, carnes magras, frambuesas, moras y el brócoli, u otros alimentos ricos en calcio y vitamina “D” pueden ayudar a la reducción de dolencias causadas por la inflamación de las articulaciones, proteger a los huesos y prevenir el desarrollo de artritis.
  • Evitar el tabaco: el tabaquismo es un factor de artritis reumatoide y osteoartritis.
  • Reducir el riesgo de caídas:
    • Evitar hacer esfuerzos por encima de tus posibilidades.
    • Tomar pocos líquidos antes de dormir.
    • Tomar por las mañanas los medicamentos que provocan orinar más.
    • Usar calzado adecuado de preferencia sin agujetas y con suela anti derrapante.
    • Evitar las alfombras o jergas en el piso.
    • Iluminar los lugares de paso en la noche.
    • Instalar en el baño regadera de teléfono y una silla para bañarse sentado.
    • Instalar barras o asideros en el baño para que la persona pueda tener un punto de apoyo para evitar la caída o ayudar a la persona a incorporarse.
    • Si usted es de presión arterial baja, debe evitar el agua muy caliente en el baño, esto puede ocasionar que baje más la presión arterial, provocar mareo y que la persona caiga al piso.
  • Aplicar calor o frío: sobre las articulaciones o músculos puede aliviar el dolor y reducir la rigidez a corto plazo. También puede aplicar calor o frío antes de hacer ejercicio, previa recomendación de su terapeuta físico.
Solicitar info por Whatsapp
+52 (55) 8616 9816