¿Dudas?
(55) 8616 9816 y (55) 7631 3306
Mi Cuenta
0

Deterioro auditivo como parte del envejecimiento

Oír es la mayor base de socialización y comunicación, nos permite sentirnos identificados con el resto de las personas y con el entorno en el que nos desenvolvemos.

El oído se encuentra integrado por:

Oído externo: Pabellones auriculares, conducto auditivo externo y membrana timpánica.

Oído medio: Huesecillos martillo, yunque y estribo.

Oído interno: Nervio vestibulococlear (coclea) responsable del equilibrio y la función auditiva.

¿Cómo se genera la audición? 1

  1. Las ondas sonoras entran como vibraciones al oído externo a través del “conducto auditivo” hasta el tímpano.
  1. Las ondas sonoras transmiten estas vibraciones al oído medio a través de los huesecillos martillo, yunque y estribo.
  2. Los huesecillos amplifican las vibraciones de sonido las cuales se convierten en vibraciones líquidas dentro de la cóclea en el oído interno, generando una señal eléctrica.
  3. El nervio auditivo lleva esta señal eléctrica al cerebro, la cual se convierte en los sonidos que podemos oír.

¿Qué cambios biológicos ocurren con el envejecimiento?

Adelgazamiento y resequedad de la piel de los pabellones auriculares.

Aumento en cantidad y tamaño de las vellosidades en el conducto auditivo, con aumento de la descamación de la piel, lo que dificulta la eliminación del cerumen (cerilla).

La membrana timpánica pierde su elasticidad, y se presenta descalcificación de los huesecillos, los cuales también pueden presentar osteoporosis.2

La disminución o deterioro de la audición relacionada con la edad (presbiacusia) la cual se presenta en ambos oídos, es uno de los daños más comunes en adultos mayores, la prevalencia de este problema crónico se estima en un 90% de los adultos mayores de 80 o más años de edad.3

Síntomas

El adulto mayor refiere dificultad para oír tonos en voz alta, esto se puede acompañar de la presencia de zumbidos, y poca tolerancia a ambientes con mucho ruido, vértigo y alteración del equilibrio.

Algunos de los efectos de esta pérdida tienen que ver con que la persona:

  • Se aparta de su entorno evitando las reuniones sociales y los ambientes ruidosos.
  • Reduce la frecuencia o duración de las conversaciones siendo menos espontáneas y personales.
  • Se vuelve menos atento, se torna irritable.
  • Tiene Poca confianza en sí mismo o pena al no poder escuchar y por ende no interactuar de manera fluida con los demás.
  • Se tropieza con frecuencia y presenta caídas.
  • En suma, este deterioro puede favorecer la dependencia y afectar la funcionalidad de la persona adulta mayor, y favorece la aparición de depresión y ansiedad.

¿Cuáles son los factores de riesgo para el deterioro de la audición?

  • Cambios biológicos propios del envejecimiento.
  • Hábitos no saludables como el tabaquismo, la exposición al ruido.
  • Cirugía del oído, toma de medicamentos que afectan al oído como los aminoglucósidos, enfermedades inmunológicas.3
  • Enfermedades como: Infecciones del oído, meningitis), diabetes mellitus, hipertensión arterial, dislipidemia, y la predisposición hereditaria la cual puede afectar a unas personas más que a otras.

¿Qué podemos hacer para prevenir este deterioro?

Algunos comportamientos pueden controlar la progresión de la pérdida auditiva por lo que se recomienda:

  • Controlar de las enfermedades crónico-degenerativas
  • Evitar ruidos intensos y continuados.
  • Revisar la audición al menos una vez al año con el otorrinolaringólogo

¿Qué cuidados se recomiendan?

  • Aseo cuidadoso del conducto auditivo después del baño, no introducir cotonetes, ganchos, llaves, para asear o retirar el cerumen (cerilla).2
  • Cuando la persona ya presenta deterioro auditivo, hablarle con voz grave y clara, sin levantar el tono de voz, con ritmo normal, y de frente para que vea el movimiento de los labios.
  • Recomendar que transite con precaución y mantener su área de movimiento libre de obstáculos para evitar las caídas, si es necesario recomendar el uso de tecnología de ayuda para caminar como un bastón.

tratamientos ante la pérdida auditiva

No existe un tratamiento que prevenga o que cure la sordera en el adulto mayor. No obstante, ya existen varias opciones para atenuar y compensar la pérdida auditiva, como el uso de:

  • Cirugía: Se implantan aparatos cocleares en el oído interno. Ayudan a dar una sensación de sonido a quienes tienen problemas severos de audición.
  • Audífonos: Hacen que los sonidos sean más fuertes.
  • Entrenamiento especial: Lectura de labios o lectura del habla
Solicitar info por Whatsapp
+52 (55) 8616 9816